Criticas

‘Beatrice’ lucha por sus derechos como mujer

08/05/2018

Mayelit Valera Arvelo

‘Beatrice’ lucha por sus derechos como mujer

En su quinto aniversario Venezia Teatro recupera la producción de su primer espectáculo: “La hostería de la Posta”, el cual regresa a las tablas luego de seis producciones y con el nombre de Beatrice, pieza que se está presentando en el Teatro Galileo. Un montaje sobre los derechos de la mujer, el ser humano y el buen teatro.

La obra es de Carlos Goldoni a partir de La  Hostería de la Posta, con adaptación y dirección de José Gómez – Friha, quien nos regala un trabajo impecable, cargado de sensibilidad, sutileza, talento y mucha fuerza. Una puesta en escena que va más allá de un ingenioso texto, ya que cuenta con un reparto talentoso que se luce con desparpajo en las tablas. En esta ocasión la propuesta artística no cuenta con escenografía, solo dos sillas que se moverán dentro del espacio escénico donde se realiza la representación.

La historia gira alrededor de la Condesa Beatrice, hija del Conde Roberto de Ripalunga, quien viaja junto a su padre a Milán para contraer matrimonio con un hombre al que no conoce. Un descanso en la Hostería de la Posta precipita un inesperado encuentro con el que será su marido, el Marqués Leonardo, originando un sorprendente enredo al no desvelar su identidad. Beatrice luchará por sus derechos como mujer a elegir sobre su futuro y su felicidad. El “portazo de Nora” en el siglo XVIII.

Al entrar a la sala el público aprecia en el escenario a los seis actores sentados en sillas, uno al lado del otro, con trajes de época y pelucas. A un costado un músico con su majestuoso violonchello, Álvaro Llorente, ameniza la atmósfera mientras todos se sientan. El escenario está delimitado por una cinta blanca que solo deja unos espacios libres por donde entrarán y saldrán los actores, y mientras eso pasa, cada uno permanece en su silla viendo cómo transcurre la escena dentro del espacio definido por la raya blanca.

Del techo cuelga una imponente lámpara que hace juego con la época. Comienza la obra con el camarero de la hostería quien encenderá un fósforo para dar inicio a la historia, la cual se desarrollará en ese espacio marcado que ya hemos mencionado, fuera de este los actores abandonan sus personajes y esperan el momento para volver a entrar a escena. Observan como el público. Mientras tanto todo sucede con un ritmo perfecto, el cual mantienen a los presentes hipnotizados con cada una de sus palabras.

Es así como los personajes fluyen y se lucen con cada una de sus intervenciones. El reparto está conformado por: Marta Matute (Condesa Beatrice), Rubén de Eguía (Marqués Leonardo),  Juanma Navas (Conde Roberto), Pablo Sevilla (Teniente Malpresti), David Alonso (Barón Talismani) y Andrés Requejo (Camarero), quienes se engrandecen con sus actuaciones, sus trajes y sus voces.

Dentro de una trama donde no faltan los enredos, las ocurrencias y la sinceridad de los personajes. Con una Beatrice que brilla con luz propia, y que por encima del resto se hace valer por lo que es, una mujer inteligente que no se doblega ante nada ni nadie, y que seguirá siempre sus instintos de libertad. Los demás que se las apañen como puedan.

Un excelente trabajo actoral que logra fusionar todo los elementos teatrales para colmarse de aplausos.

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario