Criticas

‘Comprende’, risas y reflexiones de 40 años de matrimonio

04/07/2017

Mayelit Valera Arvelo

‘Comprende’, risas y reflexiones de 40 años de matrimonio

Una alfombra verde que simula un césped, un banco en el medio del escenario, junto a dos copas y una botella, reciben a la pareja protagónica de la obra ‘Comprende’, Ricardo Lacámara y Olvido Pombo, que se está presentando en la Sala Lola Membrives del Teatro Lara, escrita por María Inés González y Miguel Ángel Cárcano, bajo la dirección de Miguel Ángel Cárcano.

Una historia donde Alfredo y Marga se encuentran para celebrar un acontecimiento muy especial: su separación después de 40 años de matrimonio. Un ameno encuentro donde rememoran cada uno de los puntos álgidos de su relación, percatándose que los recuerdos están más presentes que ausentes. Y entre risas, reclamos sutiles y palabras aleccionadoras esta pareja regala un montaje que se pasea por el amor incondicional que va más allá de las distancias.

La obra transcurre a través de sus recuerdos, al andar por cada una de las etapas vividas como cómplices de sus vidas. Es así como se convertirán nuevamente en esos jóvenes de 20 años cuando se conocieron, luego en la pareja con menos de 30 que se convertirían en padres por primera vez. Para más tarde recordar las primeras crisis cuando desarrollan sus vidas profesionales y los momentos de alejamiento mientras que sus hijos crecían. Pero los más difíciles fueron las décadas de los 40 y 50.

Cada uno de estos episodios – no narrados en forma cronológica – son un rompecabezas que refleja toda una vida en común que ha llegado a su fin. Ahora dan paso a un nuevo comienzo, aunque con muchos lazos en común que los seguirá atando y cuesta deshacer. Y es que siempre quedarán los recuerdos. Por eso la única manera de comprender lo que pasó, será volver a vivirlo.

De este modo suenan pequeños acordes de fondo, los cuales nos ubican en un ambiente natural, de relax, que en minutos nos trasladarán en diferentes etapas de sus vidas, al bailar, viajar y pasear. Y es que los protagonista de esta obra comprenden perfectamente lo vivido y donde están ahora. Estando conscientes que el cariño prevalece y la costumbre parece ser traicionera.

Comenzaron hablando muy rápido, acelerados, pero en minutos bajaron los nervios para disfrutar de cada palabra, saborear de cada escena a plenitud, de cada diálogo, porque aunque han decidido separarse hay muchas cosas que los unen. Se sientan juntos en el banco, se miran, sonríen, se abrazan, una historia que guardan en sus corazones para no olvidar.

Ya sus miradas se conocen, juntas sus copas para brindar, porque siempre hay mil motivos para celebrar, en esta ocasión toda una vida, a lo que ellos han decidido sumarle una separación. La puesta en escena tiene el peso en las actuaciones, no hay muchos movimientos, se levantan o se sientan para identificar épocas de sus vidas.

Por momentos juegan como universitarios, coquetean, se sientan o se levantan para seguir paseándose por esa travesía llamada vida, esa que un día los unió, y ahora los separa, pero con una larga lista de vivencias de las cuales han aprendido tanto uno el otro.

Contenido patrocinado

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario