Criticas

‘La Boda de tus muertos’, surrealismo que solapa la familia

26/06/2018

Mayelit Valera Arvelo

‘La Boda de tus muertos’, surrealismo que solapa la familia

‘La Boda de tus muertos’, una comedia de humor negro con pinceladas surrealistas.

Escrita y dirigida por Pablo Canosales, quien se las ingenia para hacernos reír y reflexionar sobre el peso de una familia, sus aciertos y contradicciones, y es que a veces “son personas accidentalmente unidas por la genética”, donde el amor es utopía.

Al entrar a la sala apreciamos un mesón de boda, largo, blanco, con vajilla, copas y flores. Y en segundos aparecerán los protagonistas de la noche, una familia disfuncional que aunque están juntos quisieran estar separados. No se toleran, no se quieren hablar, ni escuchar, y es que hay muchas cosas que guardan con recelo en sus corazones y mentes. Aquí nadie se calla, todos defienden su terreno de la mejor manera.

Están reunidos porque es la boda de uno de los hermanos, quien los ha colocado en la última mesa, en el fondo, donde nadie los vea, donde sean invisibles para el resto de los invitados, cosa que altera a los personajes, los irrita y es que ellos son la familia del novio, tan vivos, pero a la vez muertos para los que desean olvidarlos. El único que percibe su presencia es el mesonero que los atiende, quien los hará recapacitar en algunas cosas para detener el tiempo.

Y es que en las bodas como en los funerales se  reúnen las familias aunque no lo quieran. Este caso no es la excepción, personajes con muchos conflictos que tienen muy claro “que la familia es una mancha que no se quita con agua caliente”. Así trascurre la boda, entre peleas y discrepancias, y es que al parecer hay muchas cosas que están muertas y no se pueden salvar.

Cada uno de los personajes tiene su peso en escena.

El reparto está integrado por Mauricio Bautista, Lucía Bravo, Sara Mata, Víctor Nacarino y César Sánchez, quienes realizan un trabajo meritorio, cada uno tiene su momento para lucirse con su interpretación. La madre se lanza un texto sobre las bodas que nos deja atónitos, mientras que el padre, poco sociable, se quiere imponer como la cabeza de familia. Mientras los hijos rememoran qué es lo que los aleja de los padres. Exaltando sus virtudes que no comparten con su familia. Todos entregan lo mejor de ellos en las tablas.

El montaje es de Sieteatro Producciones. Una celebración que envuelve a los protagonistas en vendavales, terremotos y tempestades. Un viaje emocional donde somos testigos de la decadencia y el resurgimiento de cada uno de estos seres invitados. Escenografía y vestuario de Tania Tajadura e iluminación de Carlos Marcos.

Todo transcurre en una hora y 20 minutos, tiempo en que nos conquistan con un ritmo estrepitante, un texto ingenioso que sorprende con sus diálogos. Revelando una familia que puede ser tan real como inverosímil. Y es que al final todo hemos ido a bodas con diferentes finales, felices o no tanto,  reales o absurdos, pero al final todos decimos ¡Vivan los novios!

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario