Criticas

‘A protestar a la Gran Vía’, por culpa de la “gente”

06/03/2018

Mayelit Valera Arvelo

‘A protestar a la Gran Vía’, por culpa de la “gente”

No podía esperar menos de Los Absurdos Teatro, cuando los vi por primera vez con la obra Manténgase a la espera me sorprendieron con su genialidad, con su frescura, con un texto inteligente y actuaciones genuinas. Son simplemente ellos, es su sello, con una firme finalidad en las tablas de hacer reír a su público para luego reflexionar sobre lo que somos.

Ver la obra A protestar a la Gran Vía en el Teatro Lara, no fue menos, ni igual, sino mucho mejor. Nuevamente un texto ingenioso de la mano de Alfonso Mendiguchía, escrito con una perspicacia sorprendente que nos mantienen de principio a fin en la escena. Y no solo lo escribió, sino que lo actúa con gran desparpajo para mostrar sus cualidades artísticas. Un talento que queda en evidencia no solo en el papel, sino en el escenario, junto a su compañera Patricia Estremera con quien se divierte en el montaje.

Una regocijo que no se detiene durante 90 minutos, donde el descanso no tiene cabida. Realmente son unos anfitriones impecables. Y el público cae como súbdito ante sus palabras que suenan a gran velocidad para contarnos sus inquietudes. No hay tiempo para el respiro, ni para ellos, ni para nosotros. Cada frase es tan importante como un silencio. Debemos estar atentos a todo.

Principalmente a reírnos sin compasión, sin piedad, porque la obra está servida para disfrutar  de buen teatro. Con diálogos astutos que hacen pensar: “Porque ahora todo es más complicado”, “Pero si naces en África te toca ser negro”, “Ni matarnos nos dejan”, “El tiempo no da para nada”, “La gente hoy en día hace cosas muy raras”, “Pensar hoy día está sobrevalorado”, “No está de moda pensar”, “Lo nuestro es complicarnos”.

Son solo dos actores, pero créanme que en escena se crecen para convertirse en una gran fuerza actoral que hace de las suyas sin deparo. Luego de dar un preámbulo de cómo ha cambiado la sociedad, los teatros y la gran vía. Más tarde se desdoblan con varios personajes para hacer una disertación sobre la “gente, ¿qué es la gente?”.

“Porque al fin y al cabo los errores nunca son culpa nuestra. Todos ellos se deben a ese colectivo tan omnipresente como enigmático que es la gente. Un colectivo en boca de todos, pero absolutamente inaprensible. La gente tal, la gente cual, es que la gente, menuda gente, ¡joder con la gente!. Y, por supuesto, en su enorme talento para la protesta, que ya se sabe, otra cosa no, pero quejarse, ¡se queja mucho la gente!”

Pensar una cosa, decir otra y hacer la contraria es un ejercicio de equilibrismo mental al alcance de pocos. Es así como Los Absurdos Teatro no solo nos dejan perplejos en las butacas, sino que nos hacen poner de pie, para después de los aplausos, invitarnos a ir A protestar a la Gran Vía. Un trabajo excepcional, con mucha entrega y profesionalismo que no se pueden perder.

 

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario