Criticas

‘Tejas verdes’ o cómo sobrevivir al horror

18/03/2017

Susana R. Sousa

‘Tejas verdes’ o cómo sobrevivir al horror

En el prólogo de “Tejas Verdes”, el poeta Hernán Valdés cuenta: “Me senté frente a la máquina y me largué a escribir. Sin pensar en cualquier tipo de elaboración literaria y sin otra pretensión que mostrar a la opinión pública la cara oculta, la intimidad, por así decir, de la brutalidad militar chilena, que meses después del golpe de Estado, pese a la abundante información periodística, era casi completamente ignorada en lo concerniente a la rutina de la tortura de los campos de concentración”. Lo hace en un cuarto sin ventanas, en un piso de conspiradores antifranquistas en la Barcelona de 1974. El libro pudo ser editado en España debido a un desencuentro entre el Gobierno de España y el de Chile y enseguida se convirtió en un símbolo de denuncia. Su reedición fue más complicada y no se produjo hasta 1996.

Esta brutal crónica de los sucesos ocurridos en Tejas Verdes, antiguo balneario convertido en centro de tortura en la dictadura de Pinochet, fue la escogida por el leonés Fermín Cabal (guionista de cine y televisión, dramaturgo, investigador y periodista teatral) para convertirla en pieza teatral. Se llevó a escena por primera vez en el año 2002, bajo la dirección de Eugenio Amaya. El texto, a juicio de su autor, “sombrío” fue reescrito completamente para estrenarse, de nuevo, en 2015 en el Teatro Victoria.

Tejas Verdes” comienza con el aviso de la extradición del General Pinochet al gobierno de Reino Unido. Unos segundos antes, la que fuera compañera de Colorina está a punto de quitarse la vida. Durante el transcurso de la obra descubriremos por qué y quién es Colorina (Sara Sanz). Fermín Cabal ha querido dinamizar el texto primigenio, darle un ritmo más teatral y quitarle oscuridad. Desde luego, la realidad se impone y es difícil tomarse lo que está en escena como una ficción. El recuerdo de lo que aquella dictadura supuso para cientos de chilenos y para el mundo, una vez conocidos sus horrores, acompaña durante toda la obra, a pesar de los números musicales y la sonrisa permanente de Colorina. Sin embargo, no estamos ante una obra sombría. El texto está traspasado por ese encantamiento propio del teatro y la poesía en el que, si bien no es posible sumirse del todo, ayuda a mirarlo de otra forma. La música y la coreografía ayudan a que la realidad de “Tejas Verdes” pueda digerirse y servir para una reflexión duradera.

Tejas Verdes” nos regala, además, cuatro sobresalientes interpretaciones capaces de traspasar la cuarta pared y servir de puente a la emoción de un público para el que, sin duda, habrá un antes y un después de esta obra.

Más información

‘Tejas verdes’ o cómo sobrevivir al horror

Tejas Verdes

Teatro Victoria

Fermín Cabal

María Segalerva, Nagore Germes Alfaro, Isabel Torrevejano y María Felices

31/03/2017

90 min

desde 12€

Tu puntuacíon

Contenido patrocinado

1 Comentario

  • Alberto

    El viernes acudí al teatro Victoria a ver la representación de la obra Tejas Verdes. La obra me emocionó de principio a fin. Una historia conmovedora que te remueve las entrañas. Las actrices hacen una interpretación espectacular. Totalmente recomendable!

Añadir comentario