Criticas

‘Viva Broadway’ regresó renovado al Teatro Amaya

07/06/2017

Mayelit Valera Arvelo

‘Viva Broadway’ regresó renovado al Teatro Amaya

El exitoso musical ‘Viva Broadway’ regresó al Teatro Amaya renovado, volvió a lo grande, con más energía que nunca, para seguir deslumbrando al público con su majestuosidad, ingenio y profesionalismo. Un espectáculo maravilloso que se pasea – en una misma noche – por esos musicales que han conquistado los grandes escenarios del mundo y han marcado la historia de este género.

Una propuesta teatral que cuenta con la acertada dirección y producción de Javier Adolfo, dirección musical de Idaira Fernández, coreografía y vestuario de Ender Bonilla, escenografía de Marcos Carazo, iluminación y sonido de Paco Pepe Martínez, un equipo que logra conquistar la atención de los espectadores con su creatividad y buen ritmo.

Y donde el humor también tiene su peso importante en este montaje, junto a un llamativo show de luces que deslumbra en compañía de innumerables lentejuelas que se apoderan de cuerpos inquietos que deambulan por todo el escenario sin parar, y entre plumas, e infinidad de colores, irradian brillo por toda la sala, al mostrarse más de 200 piezas de vestuarios que ofrecen detalles.

Son 25 números que se pasean por insignes musicales como: Grease, Mamma Mia, Hairspray, Cabaret, El Fantasma de la Ópera, Los Miserables,Evita, entre otros; regalando una puesta en escena excepcional encabezada por Roberto Saiz, quien interpreta al compositor británico Thomas Baker – el protagonista – personaje que en 1850, en su Londres natal, diseña el primer musical moderno.

Posteriormente será en Broadway donde materialice e inicie un recorrido por casi 150 años de historia a través de vibrantes emociones que producen la fusión de la música, diálogos, canciones y bailes. Un homenaje a este gran creador que no le han hecho justicia, el cual es un personaje hilarante que no te dejará indiferente al haber apostado por una nueva propuesta artística que al principio fue extraña, pero que luego fue aplaudida por su arte.
Completan el espectáculo pantallas y elementos aéreos que acaparan las miradas, junto a cuerpos que no se detienen al mover piernas y brazos sin parar, y en sus rostros, una felicidad al actuar. Sin darnos cuenta se cambian de vestuarios y accesorios tan pronto como sea necesario, y en milésimas de segundos recargan baterías para salir nuevamente al proscenio con toda su energía.

El escenario cuenta con una estructura de un piso, y a los extremos escaleras por donde suben y descienden los actores luego de cantar o actuar desde lo más alto. Entre el reparto está un acróbata que muestras sus habilidades en un aro, y más tarde, en un tubo donde impondrá su fuerza para moverse de un lado al otro mientras suena El Fantasma de la Ópera.

Hay que destacar el trabajo de Roberto Saiz, quien se divierte en el escenario al ser Thomas Baker. Su histrionismo y seguridad se planta sin reservas para traspasar la cuarta pared y jugar con el público a su antojo, a quienes les pide aplausos, respuestas y risas. Por momentos es el maestro de ceremonia que va conduciendo todo el show, cautivando a los asistentes con cada movimiento que hace.

Lo acompañan Idaira Fernández, quien hipnotiza con su melodiosa voz, junto a José Miralles, Ender Bonilla, Elena López, Laura Rodríguez, Paloma Colmena, David Chaparro, Amura Gallardo, María Granada y Fran Moreno, quienes también se colman de elogios por sus trabajos y entrega, un elenco que se mueve al compás de emblemáticas letras, dejando a todos atónitos en sólo 90 minutos.

De este modo eres testigo de una noche mágica al recorrer los mejores musicales del mundo sin moverte, simplemente cambiando de atmósferas en segundos. Y al finalizar, el público se pone de pie para aplaudir, para dar las gracias por esta aventura teatral donde la ráfaga de ingenio y pasión predominan, demostrando que el género del musical está más vivo que nunca. Así que ¡Viva Broadway!

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario