Criticas

‘Voltaire/Rousseau. La Disputa’, ¿y tú de qué lado estás?

26/09/2018

Mayelit Valera Arvelo

‘Voltaire/Rousseau. La Disputa’, ¿y tú de qué lado estás?

‘Voltaire/Rousseau. La Disputa’, una clase magistral de interpretación, con un texto perspicaz de la mano de los dos filósofos más importantes del siglo XVIII.

La pieza Voltaire/Rousseau. La Disputa, escrita por el francés Jean-François Prévand, que se está presentando en el Teatro Cofidis Alcázar, es una verdadera obra maestra, una clase magistral de interpretación, con un texto perspicaz donde dos de los filósofos más importantes del siglo XVIII se enfrentan con su mejor arma: la palabra, para discernir sobre diferentes puntos.

Un montaje impecable, con un texto ingenioso que al ser actuado por dos grandes de las tablas como son: Josep María Flotats, quien también dirige la pieza e interpreta magistralmente a Voltaire, mientras que Pere Ponce se mete en la piel de Rousseau, son la dupla perfecta para embelesar a los espectadores durante hora y media de función, con un texto contundente que atrapa por lo bien escrito.

Pero para apreciar este manjar teatral tus cinco sentidos deben estar puestos en el escenario, y es que no te puedes distraer por ningún momento, porque perderías detalles relevantes de la historia, perdiéndote en el hilo conductor de la trama. Y es que cada palabra es clave para el siguiente diálogo, para el siguiente punto a discutir. Es así como dardos verbales van y vienen. Cada uno defiende su posición con sus mejores argumentos.

La pieza transcurre en 1765, en el palacete de Ferney, un hermosísimo edificio que sirve de residencia a Voltaire, quien está en Suiza. La historia gira alrededor de un panfleto anónimo que acusa a Rousseau, entre otras cosas, de haber abandonado a sus cinco hijos en un hospicio. Indignado acude a casa de Voltaire para intentar averiguar quién es el autor de estas graves acusaciones.

Y lo que comienza con la búsqueda del posible culpable termina en un debate intenso y exaltado sobre algunos de los temas más importantes de la historia de la humanidad, como son: educación, igualdad, ciencia, religión, política, economía y arte. “Quien ama el teatro es capaz de cualquier fechoría”, dice Rousseau a Voltaire, afirmación que rebatirá el anfitrión de la casa.

Es así como cada uno defenderá sus preceptos con  palabras agudas, con flechas veloces que darán en los oídos. Pero ninguno se doblegará, porque cada uno tiene visiones totalmente distintas de la vida, lo que produce un choque de palabras impregnadas de ironía y sarcasmos por parte de Voltaire, y de rabia por parte de Rousseau. De este modo somos testigos del enfrentamiento dialéctico entre estos dos grandes filósofos.

En el fondo del escenario se aprecia tapiz que da referencia de la suntuosa residencia de Voltaire, amueblada con unas sillas, un escritorio, una pequeña mesita, algunos muebles y objetos decorativos para dar una idea del tipo de vida de Voltaire. Mientras que Rousseau aparece menos agraciado, y es que al parecer no le va tan bien en Ginebra.

Un montaje admirable donde la filosofía es la protagonista, la cual nos conquista y nos entretiene. Con dos actorazos que se cubren de gloria con cada velada. Una propuesta digna de respecto y aplausos. Y es que no hay mejor armar para defender los ideales de cada persona que la palabra bien sostenida.

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario