Criticas

‘Casa de muñecas’, decisiones vitales

22/11/2018

Mayelit Valera Arvelo

‘Casa de muñecas’, decisiones vitales

La reconocida obra de Henrik Ibsen, ‘Casa de Muñecas’, es una historia de la cual no nos cansamos de admirar en las tablas, un texto maravilloso para el teatro.

Esta pieza se estrenó el 21 de diciembre de 1879 en el Det Kongelige Teater de Copenhague. Fue la primera obra dramática de Ibsen que causó sensación. Actualmente puede ser considerada su obra más famosa, lectura obligatoria en muchas escuelas y universidades. Para el momento que se publicó generó una gran controversia, porque criticaba fuertemente las normas matrimoniales del siglo XIX.

Casa de Muñecas habla de la necesidad de tomar conciencia y de actuar. Aunque Ibsen negó que su obra fuera feminista, es considerada por muchos críticos como la primera verdadera obra teatral feminista. Ya que Nora toma la decisión de abandonar su hogar para reencontrarse consigo misma, se da cuenta que ha sido una muñeca grande dentro de su matrimonio. No es feliz y se encuentra viviendo, desde hace ocho años, con un extraño, su esposo que es un egoísta y no la valora.

Un drama contundente que te hace reflexionar al tocar temas como la corrupción, alienación económica, descomposición familiar, la injusticia y las clases sociales. En esta oportunidad este montaje maravilloso cuenta con la versión y dirección de Manuel Carcedo Sama, quien tiene el ingenio perfecto para dirigir a este reparto y sacar lo mejor de ellos.

Ellos son Belén Orihuela, quien interpreta de forma magistral a Nora, esa mujer que desea encontrarse, su dulzura y fuerza se entrelazan para dar sentido a sus decisiones. Su esposo, Torvald, lo interpreta Chema Moro, con mucho aplomo e ímpetu. Su amiga Cristina es Nerea Rojo, el personaje de Krogstad es Alberto Romo y el Dr. Rank lo personifica Jorge Peña Miranda, un reparto cargado de talento, que fusiona sus movimientos con cada palabra. Un histrionismo al unísono que convierte este montaje en un trabajo sublime que roba suspiros y aplausos hasta el cansancio.

Con un vestuario impecable se desplazan por el proscenio con gestos precisos. La conexión entre ellos es perfecta. Cada una de sus frases juega a esconder la verdad, están al límite del abismo, pero aun así continúan, ya no hay salvación. Sin darnos cuenta trascurre la obra durante dos horas. El trabajo cautiva y emociona. Un texto hermoso en mano de apasionados del teatro. Excelente trabajo de Teatro Karpas

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario