Criticas

‘La importancia de llamarse Ernesto’, ojalá Wilde pudiese ver esto

13/09/2019

Susana R. Sousa

‘La importancia de llamarse Ernesto’, ojalá Wilde pudiese ver esto

Ramón Paso, nieto de Alfonso Paso y bisnieto de Jardiel Poncela, ha dicho en alguna ocasión que su bisabuelo es el Oscar Wilde español. Y es verdad que al asomarnos a la adaptación que hace el propio Paso de la comedia de Wilde ‘La importancia de llamarse Ernesto’, vislumbramos algo de Jardiel, pero también algo de Paso. Por algo son familia. Dos linajes unidos a un tercero, los Azorín, para conformar una compañía de teatro que hace triplete en el Lara.

‘La importancia de llamarse Ernesto’ es una de las grandes comedias del escritor británico. En su época tuvo un éxito arrollador que se vio truncado cuando fue condenado a dos años de cárcel por homosexualidad. Eran otros tiempos, tiempos en los que la homosexualidad se consideraba un delito y las críticas a la alta sociedad debían realizarse con tino e inteligencia para que no fueran descubiertas del todo. La pluma de Wilde, siempre brillante, hizo de esta comedia una de las más traducidas, adaptadas y representadas de la historia.

En esta ocasión, Ramón Paso elige con acierto el elenco y resuelve la puesta en escena de forma notable, mezclando elementos de la actualidad (como la música elegida, los móviles y las ‘converse’) con otros más victorianos. El choque entre las dos épocas es perfecto para explotar al máximo los diálogos ácidos de los personajes de Wilde. Una escenografía muy sencilla, unos paneles florales, una mesa y unas sillas de jardín, dejan espacio a lo importante: la comedia.

Maravillosa está Paloma Paso en su papel de Lady Brancknell, afilada y malévola, llevando las riendas de casi todos los personajes. Todos excepto uno, Cecily, interpretada por la divertidísima Ana Azorín, a la que no consigue ‘doblegar’. No es de extrañar que el público la eligiera como favorita (a juzgar por los comentarios al final de la función) y que yo ahora me esté preguntando de dónde ha salido esta actriz maravillosa.

El resto del elenco no desmerece el montaje, todos realizan un trabajo espléndido en escena, manteniendo el ritmo y aprovechando sus segundos de gloria al máximo. La obra va tomando cuerpo según avanza la trama y con ella sus personajes, los femeninos con mucha más fuerza que los masculinos (esto es cosa de Paso, seguro) y mucho más divertidos. Nos gusta que las mujeres tomen la iniciativa en escena, mucho más en las obras que nos trasladan a una época en la que ellas no eran precisamente las protagonistas. Y nos gusta que nos hagan reír. Y lo hacen durante toda la obra.

El público agradece el buen rato y el trabajo sobre el escenario con un aplauso de varios minutos. La bajada del telón se retrasa. Nadie quiere que acabe la función.

Más información

‘La importancia de llamarse Ernesto’, ojalá Wilde pudiese ver esto

La importancia de llamarse Ernesto

Teatro Lara

Ramón Paso

Paloma Paso Jardiel, Ana Azorín, Inés Kerzan, Jordi Millán, David Degea, Ángela Peirat y Guillermo López-Acosta

29/09/2019

95 min

desde 7 €

Tu puntuacíon

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies