Criticas

‘Las cosas extraordinarias’, una obra que te mira directamente a los ojos

12/04/2019

Susana R. Sousa

‘Las cosas extraordinarias’, una obra que te mira directamente a los ojos

‘Las cosas extraordinarias’ es una obra extraordinaria y muy personal, al tiempo que universal, hasta el punto de que cualquier persona puede sentirse identificada con ella. Cuando Brays Efe la leyó, pensaba que le hablaba directamente a él y le gustó porque dignificaba la tristeza, dándole su lugar.

No soy muy amiga de las obras de teatro en las que te invitan a participar, por eso de que suele tratarse de situaciones incómodas que no has buscado. Sin embargo, en el espacio íntimo que ofrece la Sala Lola Membrives del Teatro Lara, sumergida en la historia de Duncan Macmillan, resulta placentero interactuar con Brays. Porque, desde el principio, el texto es tan cálido, sin dejar de sobrecoger, que te fundes con él sin apenas darte cuenta. No hay muchas obras en las que puedas sentir que eres parte de la historia que se desarrolla en escena, porque aunque el público siempre lo es, no todos los montajes te lo ponen “fácil”. En ‘Las cosas extraordinarias’, la historia te da la mano y te acompaña durante sesenta minutos como si de una buena amiga se tratara.

He leído otras críticas y opiniones de la obra, de otras funciones, de las interpretadas por Pau Roca en Barcelona y la sensación que transmiten es muy similar a la que yo sentí en la butaca del Teatro Lara. La sensación de comunión con el público y las ganas, al terminar la función, de celebrar la vida. Particularmente, yo salí con unas ganas tremendas de apuntarme a clases de teatro, algo que he ido relegando año tras año por falta de confianza.

Pero, dejando mis sensaciones personales a un lado, es obligado decir que ‘Las cosas extraordinarias’ tiene una puesta en escena muy particular, pues se basa en la estructura que el propio texto requiere. Solo el actor, su lista y el público. Una lista largísima de cosas extraordinarias por las que merece la pena vivir y un consejo para quien haya pensado en quitarse la vida alguna vez. La lista se va desgranando a medida que discurre la función, en la que el protagonista nos habla de su niñez, de su adolescencia y de su madurez siendo hijo de una madre con depresión crónica y tendencias suicidas. El argumento puede parecer muy simple, o muy ‘Mr. Wonderfull’, pero no lo es. Es bien posible que esta obra no sea el remedio definitivo para ninguna crisis personal, seguramente tampoco lo pretendía Macmillan cuando la escribió. O igual sí, pero lo que es seguro es que la obra conseguirá que te lleves contigo parte de su frescura.

Brays Efe, que se hizo popular por la serie ‘Paquita Salas’, es un actor formado en el teatro OFF (La Casa de La Portera, La Pensión de las Pulgas, Garaje Lumiere) y pertenece a una generación de creadores y actores que han tenido que adaptarse a los cambios de formato. Con este monólogo, en el que parece sentirse muy cómodo, demuestra que lo importante es contar una historia, no el lugar donde se cuente.

Sabemos que la obra se estrenó en el Fringe Festival de Ludlow en 2013 y que Pau Roca quedó prendado de ella al verla en el Festival de Edimburgo en 2014. Antes de llegar a España, la obra tuvo una gran acogida en el Reino Unido, Edimburgo, Nueva York y Australia. Tras su estancia en el Club Capitol de Barcelona (‘Les cosas excepcionals’) llega a Madrid de la mano de Sixto Paz y El Terrat. Brays Efe la ha hecho suya como ya lo hiciera Pau Roca, y quien tenga la oportunidad de verla también la convertirá en una de esas cosas extraordinarias que pasan por su vida. La lista continúa.

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies