Actualidad

ENTREVISTA I Nave 73: el triunfo de la resistencia

04/06/2019

Susana R. Sousa

ENTREVISTA I Nave 73: el triunfo de la resistencia

“Creemos que el bullir creativo que hemos visto estos años va a marcar una generación de creadores que se reflejará en la historia de las Artes Escénicas de nuestro país” 

 

El 30 de abril de 2013, Nave 73 abrió sus puertas al público por primera vez. Este espacio multicultural situado en el barrio de Embajadores, cuenta con una sala de exhibición, un espacio expositivo, una escuela de Artes Escénicas y una cafetería.

Sus gestores: Alberto Salas, Álvaro Moreno, Rocío Navarro y Ana Pedrosa nos cuentan cómo fueron sus inicios y cómo ha sido la evolución de la sala, que, a día de hoy, sigue ofreciendo una de las programaciones más interesantes de la cartelera madrileña.

¿Cuál es el germen de Nave 73? ¿Cómo surgió la idea y quiénes la pusisteis en marcha? ¿Hay una ‘cabeza pensante’ o muchas?

Nave 73 surge, como la mayoría de proyectos de este tipo, de un momento de crisis personal que coincidió, además, con la crisis social y económica del Madrid de 2010-2012. Hartos de no encontrar una respuesta adecuada a nuestras necesidades vitales y profesionales, Alberto Salas ideó y sentó las bases de una aventura en la que Álvaro Moreno se metió de cabeza sin dudarlo.

Un poco más adelante, justo unos meses antes de la inauguración de Nave 73 el 30 de abril de 2013, Alberto y Álvaro viajaron a Bilbao para reclutar, casi por casualidad, a Rocío Navarro que por aquel entonces hacía su vida en la capital vizcaína y cuya amistad con Alberto Salas se remonta al año 2006, cuando ambos coincidieron en Inglaterra en el transcurso de una beca Erasmus.

Juntos formamos un equipo que completaría más adelante Ana Pedrosa que, si bien no está presente en el funcionamiento diario de la sala, es una pieza fundamental para la viabilidad nuestro proyecto.

¿Cuáles fueron las bases del proyecto, es decir, aquello que teníais claro desde el principio que iba a ser Nave 73 (y qué no iba a ser)?

Teníamos claro que no queríamos que fuera un espacio teatral al uso, sino un espacio multicultural en el que se fomentase un constante ir y venir de corrientes creativas y de sinergias que se retroalimentasen entre sí y, en ese sentido, creemos que estamos en el buen camino.

La verdad es que la idea inicial era ser, incluso, mucho más ‘multi’, pero, poco a poco, nos hemos ido definiendo y acotando. Aun así, las puertas de Nave 73 siempre están abiertas a cualquier propuesta cultural. De hecho, contamos con un espacio de exhibición teatral, un espacio expositivo, una escuela de Artes Escénicas y una cafetería que se ha convertido en pilar fundamental del crecimiento y supervivencia del espacio.
Hemos llevado a cabo los planes que teníamos como mejor hemos podido. Unas cosas han salido bien y otras no tanto, pero siempre intentamos ser fieles a nosotros mismos.

Supongo que los inicios fueron difíciles y emocionantes ¿Qué recuerdos tenéis del primer año?

A nivel personal es, sin duda, lo más difícil y arriesgado que los cuatro hemos hecho en nuestras vidas. Y lo más sacrificado también. Pero ha habido muchos momentos muy bonitos y, en líneas generales, el balance de estos seis años de vida es inmejorable. Hemos superado muchos de los retos y preocupaciones iniciales de ese primer año y, ni en nuestros sueños más locos, hubiéramos pensado estar donde estamos hoy.

Lo que nos preocupaba en aquel primer año eran cosas todas muy inmediatas, muy de gestionar el día a día para hacer posible que hubiera, de alguna manera, una continuidad en el tiempo. Ahora son otras las luchas y las metas, mucho más complicadas, más a largo plazo y más centradas en los demás que en nosotros mismos. Pero ahí seguimos, luchando al pie del cañón por mejorar día a día. Pasamos muchísimas horas metidos en el espacio durante aquel primer año, y las seguimos pasando, y creemos que ese es, quizás, uno de nuestros puntos fuertes como equipo: por muchas cosas que pasen o por mucha energía que nos dejemos por el camino, nunca nos damos por vencidos.

El público que asiste a ver los espectáculos programados ¿ha cambiado en estos cinco años (el rango de edad, por ejemplo)? ¿Va más gente a la sala o menos?

El desarrollo de nuestras mecánicas de exhibición se ha movido entre lo que queremos mostrar en nuestro espacio, lo que el “espacio pide”, es decir, lo que mejor se adecua a Nave, tanto a nivel físico como emocional, y los flujos de los espectadores de las diferentes líneas de programación en función de los momentos de la semana. Ha sido un proceso de prueba y error en el que seguimos avanzando y aprendiendo cada mes.

El hecho de que algo no funcione no siempre nos sorprende o nos preocupa, porque hay muchos lenguajes minoritarios que creemos que deben ser exhibidos, con todos sus aciertos y todos sus errores, porque creemos que son bases para la constante necesidad de renovación de lenguajes escénicos. En otros casos el hecho de que funcione nos permite seguir apostando por ese montaje específico y con ello conseguimos prolongar su vida en la exhibición de una sala alternativa, lo que no suele ser fácil.

Decís en vuestra web que Nave 73 está abierta a cualquier propuesta innovadora y arriesgada ¿cuál es la propuesta más arriesgada que habéis apoyado? ¿habéis rechazado alguna por ser demasiado arriesgada?

Al principio, quizás por desconocimiento o falta de experiencia, cometimos el ‘error’ de rechazar ciertas propuestas que a día de hoy incluiríamos en nuestra programación con los ojos cerrados. Éramos muy nuevos en todo esto y no nos atrevimos a asumir el riesgo.

En cuanto a las propuestas más arriesgadas que hemos apoyado, creo que los cuatro estamos de acuerdo en decir que han sido las concebidas en nuestro propio espacio, en la Escuela de Nave 73. En este sentido, hemos tenido la suerte de contar desde el principio con el trabajo de Grumelot y un buen cartel de profesionales que tienen la misma visión formativa que nosotros. Creemos en la figura del ‘actor-creador’ y buscamos que nuestros alumnos sean capaces de desenvolverse en cualquiera de las facetas del proceso de creación.

Estamos formando una generación de ‘creadores’ con un estilo y una marca propia. Sin ir más lejos, en esta pasada edición de Surge Madrid nuestros alumnos estrenaron ‘Sin título’, una experiencia de teatro inmersivo a partir de textos de Federico García Lorca que cosechó el aplauso unánime de crítica y público y que enamoró, una vez más, a una corriente de público fiel a esta manera de hacer teatro.

Estos últimos años, he escuchado mucho que el teatro está de moda. También el teatro alternativo. Vosotros qué pensáis ¿El teatro está de moda, está en crisis o ambas cosas?

Para nosotros el teatro y la cultura, en general, son dos pilares fundamentales de la sociedad y herramientas sin las que no podríamos evolucionar. Concebimos el teatro como una experiencia de libertad. La experiencia vital que te proporciona el teatro va más allá del mero espectáculo o del hecho comunicativo; juega con el espacio, con la energía de tener a alguien vivo delante viviendo una experiencia contigo, en ese instante. Un momento mágico, efímero, que no volverá a repetirse y que no se puede almacenar más que en la memoria del espectador. Un momento único.

El movimiento alternativo o independiente -dentro del que nos definimos- ha sufrido muchos cambios desde sus inicios en los 80’s, pero el hecho de que ahora mismo convivamos salas de aquella época con salas recién nacidas dentro del mismo paraguas me hace pensar que hay algo sano y vivo en este movimiento. La crisis ha desestabilizado todos los proyectos, tanto los antiguos, como los de media edad. Hemos visto cerrar lugares emblemáticos y a la vez nacer muchos más en un movimiento enorme que alguien ha dado en llamar Burbuja Off. No sabemos realmente si es una burbuja o no, pero sí sabemos que el movimiento es a largo plazo y que la estabilización aún va a tardar algunos años en llegar. Será entonces cuando podamos hacer balance de todo esto. Sin embargo, creemos que el bullir creativo que hemos visto estos años va a marcar una generación de creadores que se reflejará en la historia de las Artes Escénicas de nuestro país.

Fotos: Fernando Roca.

Categorias: Entrevistas, Noticias

Tags:

Comentarios de los usuarios

Cerrado a comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter ¡Y no te pierdas nada!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies