Criticas

‘La Jaula de Grillos’, un cabaret para ser “feliz”

16/02/2017

Mayelit Valera Arvelo

‘La Jaula de Grillos’, un cabaret para ser “feliz”

“Bienvenidos al cabaret, a la jaula”, dice con emoción César, protagonista de la divertida y encantadora comedia ‘La Jaula de Grillos’, que se está presentando en el Teatro Amaya de Madrid. Un espectáculo fantástico donde la creatividad, el ingenio y la entrega de cada uno de los actores es maravilloso, conmocionando al público con aplausos de admiración, quienes al final se retiran satisfechos de haber sido testigos de un montaje profesional que entretiene y alecciona.

Una pieza impecable, donde los detalles hacen la diferencia. Y donde el principal objetivo es la diversión, que el público la pase genial. “Porque nuestro cabaret es diferente a los demás”, enfatiza César, quien baja a la platea a interactuar con el público, jugar con ellos, algo que pone muy nervioso a unos espectadores, mientras que otros esperan con emoción para reír con sus ocurrencias. Él se mueve con desparpajo y glamour, porque ante todo reina la elegancia, aderezada con picardía y entusiasmo.

Dentro de una puesta en escena que deslumbra por su colorido, música, coreografías, vestuarios, tocados, pelucas, lentejuelas y plumas, entre canciones en directo y movimientos que acaparan las miradas. Todo se muestra con gran precisión, evidenciando un dominio escénico que nos hace partícipe del gran evento. Con una dirección genuina y un ritmo vertiginoso que mantiene al público atrapado. Las luces y la música también son clave en este cabaret.

Todo dentro de una atmósfera de drag queen y cambios agrupados en distintos estilos, con coreografías de Lina Martínez. Donde la vistosidad reina para logra cautivar todos los sentidos de los espectadores, los cuales – ansiosos de no perderse nada – quedan atónitos ante la gran explosión de sorpresas que despliega La Jaula de Grillos durante dos hora.
Cabe destacar que no es sólo una obra para reír, sino también para reflexionar sobre los prejuicios de la sociedad, donde muchas veces se juzga a las personas sin conocerlas. Donde debemos aceptar a los demás tal cual son, y no tratar de cambiarlos, porque cada uno tiene su propio valor. Hay que entender que hay tantos gustos como personas existen, y aunque no coincidamos con sus preceptos o valores debemos respetarlos y valorarlos.

Este montaje es una versión de J. V. M. Luciano, de la obra de Jean Poiret, producida por Saga Producciones y protagonizada por el propio Saiz y Alberto Vázquez,una dubla encantadora, quienes en compañía de 13 actores dan vida a este colorido y magnífico espectáculo, donde todos brillan con su esencia, un reparto impregnado de carisma y mucho profesionalismo.

La pieza gira alrededor de la tranquila vida de Alvin y César, una pareja homosexual, dueños de un cabaret, quienes ven alteradas sus vidas con la noticia de que el hijo de César, Josean, se va a casar, y no podía ser con otra joven sino con la hija de un senador ultraconservador, un político que desea promocionar los valores tradicionales de la vida familiar. Para consolidar los lazos de unión, la familia de la novia desea conocerlos. Ni se imaginan todo lo que tiene que pasar para que eso suceda.

Cabaret de talento

La historia es protagonizada y dirigida por José Saiz, quien también hace de maestro de ceremonias con mucha perspicacia. Su intención es pasar un buen rato en la “Jaula”, donde todos ellos son felices, auténticos y espontáneos. Saiz domina al público a su antojo, con seguridad e histrionismo. Nosotros como súbditos los seguimos con nuestras miradas, para estar atentos de sus próximos movimientos; que en muchas ocasiones pueden ser atrevidos. Es así como fusiona su cuerpo y su voz sin desperdicio para crear un personaje fascinante.

Lo acompaña en su rol protagónico el actor Alberto Vázquez, que de forma magistral interpreta el personaje de Alvin – la pareja de César – quien se ha convertido en la conocida Zazá. Nos regala un trabajo visceral que toca la fibra de los espectadores, conquistando con sus palabras, su ternura y sus delicados movimientos. Un personaje sudado, trabajado y muy bien construido, quien con valentía y audacia maneja a la perfección inmensos tacones, o mejor dicho “andamios”, como dice César. Con su presencia deslumbra el cabaret, se ve imponente, y con su melodiosa voz hipnotiza.

A ellos se suma el hijo de César, el actor José R. Saiz, quien también destaca en escena con su temple y frescura. Realmente un reparto excelente que ofrece un estupendo resultado. Y sin importar quién es quién, todos sobresalen en escena; se fusionan, se complementan, son simplemente maravillosos.

Cabe destacar que en el show se usan más de 100 trajes y 60 pelucas para dar vida a la puesta en escena, que se pasea por claqué, disco, salsa, entre otros géneros. Temas versionados en castellano para sumergir por completo al público en el maravilloso mundo del cabaret.

La Jaula de Grillos es una pieza que no se pueden perder, se las recomiendo, la pasarán genial. Y es que ir al Teatro Amaya siempre en garantía de buen teatro, de pasarla bien. ¡Enhorabuena!

Más información

‘La Jaula de Grillos’, un cabaret para ser “feliz”

La jaula de grillos

Teatro Amaya

José Saiz, Alberto Vázquez, José R. Saiz, Fernando Barber, Lina Martínez, Raquel Carrasco, Juanan Lucena, Estela Muñoz, Óscar Bustos, Edgar Moreno, Edu Lacueva, Mónica Villarreal, Natalia González Músicos Paco Iváñez (teclados), Javi Palanca (percusión), Daniel Castillo (bajo), Tato Escriche (guitarra)

26/03/2017

desde 13'75€

Tu puntuacíon

Contenido patrocinado

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario