Criticas

‘El pequeño poni’ una obra de reflexión sobre el acoso escolar

04/10/2016

Mayelit Valera Arvelo

‘El pequeño poni’ una obra de reflexión sobre el acoso escolar

En esta oportunidad el acoso escolar llega al teatro con la obra “El pequeño poni”, donde muestra la cruda realidad en la que viven atrapados niños y niñas de todo el mundo. Una historia de Paco Bezerra, quien con su perspicaz pluma hace pensar a los presentes, bajo la ingeniosa dirección de Luis Luque, quienes con dos magníficos actores dan vida a esta historia en el Teatro Bellas Artes. Bajo la producción de Celestino Aranda.

Leer estas noticias o verlas en la televisión conmueven, pero apreciarlas en las tablas te sacuden, al sentir la desesperación de una madre y la impotencia de un padre en querer ayudar a su hijo, pero sin saber realmente cómo hacerlo. La frustración invade la casa, la intolerancia ronda la escuela y los prejuicios sociales señalan a un niño. Un pequeño, indefenso, que al no entender muy bien el contexto que vive se siente atrapado, por eso prefiere dormir para no saber más nada. Y mientras tanto los adultos se hieren sin encontrar respuestas ni soluciones. Una historia fuerte que nos lleva a la reflexión.

En el escenario observamos una inmensa pared, la cual servirá de apoyo para proyectar las imágenes del niño, y en ocasiones sumergirnos en un gran planetario donde nunca se detienen los satélites. En el centro un pequeño túnel por donde los padres salen y entran, ellos son María Adánez y Roberto Enríquez, quienes de forma magistral conmoverán al público con cada una de sus palabras. Delante de la pared, en el medio, una mesa con sus sillas, y en una esquina un sofá.

Cabe destacar que esta obra está inspirada en los hechos reales que tuvieron lugar en Estados Unidos en el 2014. A Grayson, un niño de nueve años, tras sufrir varios ataques físicos y verbales, le fue prohibido la entrada al centro escolar en donde estudiaba por llevar colgada a sus espaldas una mochila de Mi pequeño pony. La dirección del colegio consideró “detonante de acoso” el hecho de que Grayson acudiera a clase acompañado de la mochila de sus dibujos animados favoritos, acusándole de haber provocado “disrupción en el aula”. A día de hoy, la escuela se defiende alegando que nunca tuvieron intención de agredir a Grayson, sino que fue una estrategia para detener el acoso.

Un mes antes, y al igual que Grayson, otro chico de la misma edad, Michael Morones, tuvo serios problemas en la escuela llegándole a ocurrir algo muy parecido. También era seguidor de los mismos dibujos animados. De este modo, la famosa serie My Little Pony, que paradójicamente dedica sus capítulos a la magia de la amistad y los valores del compañerismo, se ha convertido inesperadamente en uno de los mayores símbolos de la lucha contra el bullying.

Realmente es un montaje brillante que fusiona un texto excelente, con una acertada dirección y viscerales actuaciones, quienes conmoverán a los espectadores con cada una de sus acciones. Y aunque comienza entre risas, los miedos y la ceguera se apoderarán de la historia para hacernos entender lo injusto que son los prejuicios sociales y lo que son capaces de hacer a las personas. Nos convertimos en testigos de hechos irracionales en los cuales a veces sin saberlo también somos partícipes.

Para las atmósferas el director utiliza una selección de música sublime que nos envuelve en el mundo onírico del pequeño, también usa imágenes angelicales del niño y completa con un juego de luces fantástico que permite crear cada escena de manera determinante. De esta forma nos envuelve, nos hace parte de esa injusticia donde todos queremos opinar, pero no podemos. Simplemente estamos ahí para ser testigos de las incoherencias de los seres humanos. El tiempo se detiene, no da chance de pensar en más nada, solo en analizar la triste realidad que rodea a los niños y que a veces no sabemos cómo afrontar y mucho menos ayudar.

“El pequeño poni”, una puesta en escena donde está lo necesario, no hace falta más nada, cada palabra son puñales que nos enseña una existencia y nos ofrece un imaginario que va más allá de los objetos físicos. Una obra también muy preciosa al querer mostrar que el ser diferente no es malo, lo malo son las percepciones equívocas que cada persona tiene. Una pieza que deja mucho que pensar y llevarse a casa. Excelente trabajo.

Más información

‘El pequeño poni’ una obra de reflexión sobre el acoso escolar

Tu puntuacíon

Comentarios de los usuarios

Añadir comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies